Cómo cambiarle el pienso a nuestro perro paso a paso

Aunque el alimento del perro es algo que normalmente debe mantenerse constante y sin variaciones, en ciertas etapas de su vida, o bajo ciertos tratamientos, puede ser necesario un cambio de alimentación. Aquí te hacemos un resumen de cómo puedes realizarlo paso a paso de una forma segura para tus mascotas, incluso cachorros, considerando también algunas complicaciones que pueden surgir en el proceso de transición alimentaria y cómo puedes resolverlas de la mejor forma.

cambio de alimento de perro

El sistema digestivo del perro

Debemos comenzar comprendiendo que el sistema digestivo de nuestro perro, es muy distinto al humano, y mientras que a nosotros nos resulta más nutritivo tener una dieta cambiante con múltiples alimentos, debido a las bacterias que se encuentran en el organismo de nuestra mascota, a ellas les conviene una alimentación constante, es decir, resulta más sano comer todos los días de un mismo tipo de alimento.

El perro, tiene mayor problema para enfrentar un cambio de alimentación, por lo cual, si simplemente les cambiamos el pienso de un día para otro, es probable que le provoquemos diarreas o demás trastornos alimenticios, por lo cual debemos realizar una planificación para realizar un cambio de dieta gradual.

Asegúrate que es el momento adecuado para la transición alimentaria

Lo primero que debemos hacer, es tener la certeza de que ha llegado el momento de cambiar dieta a nuestra mascota. El motivo más común es por la edad, aunque recuerda que se recomienda consultar con tu veterinario, pues el proceso de maduración es diferente para cada raza, por ejemplo los perros pequeños normalmente sólo requieren unos meses para dejar de ser considerados cachorros, aunque las razas grandes deben estar hasta más de un año, y en ocasiones casi dos, con su mismo tipo de alimento inicial.

Mejorar la calidad del pienso de tu mascota, también es otro motivo para hacer una transición alimentaria, pues esto puede permitirle mejorar su salud, estado físico, y desde luego también su apariencia con un pelaje más brillante.

Por razones de salud también se llegan a requerir cambios en la dieta de un perro, y a menos que se trate de un cambio urgente indicado por el veterinario, el proceso debe realizarse de forma gradual.

transicion aliemntaria

Cómo aplicar el cambio de alimentación

El lapso recomendado para realizar la transición alimentaria de nuestro perro es de una semana, desde luego que puede ser un poco menos o un poco más, aunque este periodo de tiempo puedes tomarlo como base principal.

Días 1- 2

Los primeros dos días, se recomienda añadir un 25% del nuevo pienso dentro del mismo plato de alimento del perro, desde luego no separado, está bien revolverlo, para que nuestra mascota no lo pueda dividir tampoco tan fácil, y así se empiece a acostumbrar al nuevo sabor.

Días 3-4

Si todo va bien, y tu perro no ha presentado una reacción negativa al nuevo alimento, a partir del tercer día podrás ya mezclar el plato de comida con un 50% del pienso nuevo y un 50% del alimento anterior, para este punto, tu mascota ya deberá aceptar con mayor facilidad el nuevo sabor.

Días 5-6

A partir del 5 día se recomienda mantener ya una proporción del 75% del pienso nuevo y sólo un 25% del anterior alimento del perro, sólo para mantener presente de algún modo la anterior consistencia, pero teniendo ya una mayor proporción de la nueva alimentación.

Día 7

Si se ha superado el sexto día sin problema y tu mascota se come el nuevo pienso de manera aceptable, estarás listo entonces para dar el paso final a partir del séptimo día, es decir, dar una ración total del nuevo pienso para perros, y así podrás continuar hasta que sea necesario.

Complicaciones que pueden surgir, y algunos trucos para superarlas

Desde luego no todos los perros tienen la misma facilidad para cambiar de alimento, si notas que el tuyo se resiste a comer el pienso nuevo, aquí te presentamos algunas posibles soluciones.

alimentacion canica

Acostúmbralos a su hora

En general una recomendación que se tiene siempre vigente para la alimentación de perros y cachorros es el hecho de tratar de acostumbrarlos a comer a sus horas, aunque en ocasiones este es un factor al que no le damos importancia y que, particularmente en procesos de cambio de alimentación, puede generar aún más complicaciones.

Si notas que tu perro se encuentra inapetente con las nuevas tomas de comida, estás entonces ante un gran pretexto para comenzar a generar un ritmo de alimentación más exacto. Un truco para presionarlo un poco a ingerir el nuevo pienso, es servirle sus tomas sólo durante periodos reducidos, por ejemplo de una hora. De este modo, tu mascota comenzará a acostumbrarse, y sabrá que tiene que comer a cierta hora, pues de lo contrario ya no tendrá alimento disponible. Puede sonar un tanto cruel, pero en realidad es bastante beneficioso para los perros, pues resulta también favorable para su sistema digestivo.

Mejora la consistencia

En algunas ocasiones, la consistencia del pienso puede ser distinta, lo cual puede provocar cierta confusión y repulsión en tu perro hacia el nuevo alimento. Aunque también puedes consentirlo un poco durante esta etapa de transición alimentaria y añadir un poco de agua tibia o bien caldo de pollo al alimento. Desde luego no tiene que estar muy caliente y tu perro tampoco necesita sal, pero de esta forma tendrá una presentación más apetitosa que lo anime a consumir el nuevo alimento. No tendrás que hacerlo siempre, pero al menos será de ayuda en esta fase para cambiar la dieta.

alimento del perro

Algún ingrediente especial

Si ni con esto tu mascota acepta el nuevo pienso, también puedes consultar con tu veterinario algunas alternativas para sazonar de forma aún más atractiva el nuevo alimento. Por ejemplo, añadiendo un poco de mantequilla fundida podrías añadir un atractivo olor que tu perro difícilmente resistirá, también algunos otros ingredientes fuertes, como un poco de atún, pueden servir para atraer el olfato de tu mascota y seducirlo a probar el nuevo pienso.

Sólo recuerda que cada cambio en tu perro se debe hacer siempre de forma gradual, y si estás asesorado por un especialista podrás tener mayor confianza de que estás llevando a tu mascota a través de un proceso seguro y que terminará siendo beneficioso para su salud.

COMPARTE ESTE POST