Dieta blanda para perros con diarrea

Las enfermedades gastrointestinales son cada vez más comunes en la vida de nuestro perro, afectando no solo su salud, sino también al estado de ánimo. Esto genera gran preocupación a sus amos, cuyo deseo es que este pequeño amigo mejore pronto de su enfermedad.

La diarrea es uno de los episodios más preocupantes que deterioran el bienestar del canino. Su presencia continua puede ocasionar deshidratación y esto, a su vez, complicar más la salud del cachorro. Por ello, realizar todas las acciones necesarias para que nuestro canino mejore es la prioridad en estos casos.

Uno de los principales temas que se abordan ante la presencia de diarrea en perros, es las causas de la misma. Por lo general, se debe a la ingesta de alimentos descompuestos, una alimentación desequilibrada o comidas inadecuadas para nuestro perro. En cualquiera de estos casos, el veterinario recomienda de forma inmediata la aplicación de una dieta blanda para evitar daños mayores.

Pero ¿en qué consiste la dieta blanda? y ¿cómo puedo suministrársela a mi perro? Son preguntas bastante frecuentes de quienes acuden al veterinario, es por ello que a continuación, explicaremos de qué se trata la dieta blanda y cuáles son sus beneficios en la salud de nuestro cachorro si está sufriendo diarrea.

Dieta blanda: ¿qué es?

Tal como su nombre lo indica, la dieta blanda es un régimen alimenticio al que debe someterse el perro tras un episodio de diarrea, vómito, gastritis o cualquier otra patología que afecte el aparato digestivo.

El propósito fundamental de esta dieta es que el perro enfermo no tenga problemas digerir la comida, pero que al mismo tiempo le aporte todos los nutrientes que su débil cuerpo necesita en el momento de la afección. Es decir, se busca complementar alimentos blandos de fácil consumo, haciendo trabajar al mínimo el aparato digestivo, contribuyendo así a la mejora efectiva del perro.

ingredientes dieta blanda

Características de la dieta blanda

Algunas de las características más elementales de la dieta blanda para perros con diarrea son:

  • Se trata de una dieta libre de grasas. Es decir, en el consumo de los alimentos, se debe evitar suministrar a nuestro perro alimentos con grandes cantidades de grasas pues esto puede afectar su recuperación.
  • Libre de condimentos y aderezos, que puedan resultar poco tolerantes para nuestro canino.
  • Libre de frituras.
  • Alto contenido proteico como pollo, conejo, pavo o merluza (contienen menos grasa) son la principal fuente de alimentación en una dieta blanda.

Ingredientes de esta dieta

Conocer los ingredientes y las proporciones que componen la dieta blanda es elemental antes de iniciar este proceso con nuestro perro. Por su debilidad y probable deshidratación, suministrarla de forma inadecuada o excesiva puede ocasionar un problema intestinal aún mayor. Aquí te dejamos algunos de los ingredientes que componen la dieta blanda:

  • Pollo, conejo, pavo o pescados, preferiblemente merluza. Preferiblemente crudas para garantizar la digestión de forma sencilla, o semicocidas, es decir, cocidas por fuera, pero crudas por dentro.
  • Verduras o frutas de fácil ingesta: zanahoria, patata, calabaza o manzana, hervidas, en forma de puré, serán de mayor facilidad para que nuestro perro las digiera.
  • Incluir un huevo en esta dieta puede contribuir favorablemente al incremento de proteínas y calcio al organismo de nuestro perro. puede suministrarse revuelto o a la plancha.
  • En una dieta líquida, se recomienda suministrar caldos de pollo o pescado, con sal evitando el uso de cebollas, para hidratarlo e ir estimulando el apetito del canino.
  • Otro alimento favorable a su organismo, en este caso para ir estimulando la flora intestinal es el yogurt, siempre y cuando nuestro canino no sea intolerante a la lactosa. Estos aspectos deben conversarse con el veterinario y será quien apoye en las orientaciones necesarias lograr una óptima recuperación de nuestro amigo canino.
dieta perros con diarrea

Proporciones

La dieta blanda suele tener proporciones bien definidas, enfocado a un mayor porcentaje de consumo de carne o pescado. En este caso se presenta de la siguiente manera:

  • 80% de carne, pollo o pescado. Bien sea crudo o semi cocinado, libre de huesos y espinas.
  • 20% frutas, verdura y agua. Presentados en forma de puré o triturados, de forma que se vean apetecibles para nuestro perro.

¿Cómo se debe administrar?

Esta es otra duda muy frecuente. Si se trata de una enfermedad intestinal, la idea de la dieta blanda es contribuir directamente a la mejoría del perro, disminuyendo la sobrecarga intestinal. Es decir, consiguiendo que el aparato digestivo no se esfuerce en la digestión de los alimentos.

Por ello, el saber suministrar los alimentos de esta dieta de forma adecuada es indispensable. La mejor manera de administrar alimentos es en pequeñas cantidades, pero frecuentes. Alrededor de 4 veces al día, es una cantidad idónea para no saturar el estómago del perro con comidas en su periodo de recuperación.

A medida que se vaya viendo la mejoría en el estado de salud de nuestro canino, su organismo irá demandando más comida. llegado este punto, podría levemente aumentarse el número de veces por día a 5, cuidando de no exceder las cantidades o porciones pequeñas que se suministren, pues el objetivo es evitar una recaída.

La duración de la dieta blanda será comúnmente decidida por el veterinario, quien evaluará la condición y progreso del perro una vez haya iniciado la dieta.

Tal como se ha mencionado, este tratamiento alimenticio responderá a las necesidades de mejoría de nuestro perro y su recuperación será mucho más efectiva y rápida de cumplirse al pie de la letra.

Aprende más sobre alimentación canina:

COMPARTE ESTE POST