¿Por qué aúllan los perros?

Los perros tienen sus propias manías y quienes tienen uno en casa seguramente van a lograr destacar al menos una única característica que pueda decir “mi perro hace esto” y el otro no. Sin embargo, hay algo que todos los perros hacen y es aullar. Este es uno de los comportamientos más comunes de nuestros amigos de cuatro patas, dado que el aullido es una forma de comunicación a distancia que los perros utilizan.

Es habitual creer que si el aullido del perro se parece a un llanto, es porque está sufriendo por algo, aunque hay una excepción de la cual hablaremos más adelante. Otra teoría es que el perro aúlla cuando ve la luna llena, remontando a sus antiguos parientes, los lobos. Nada de eso es verdad, puesto que el aullido del perro tiene una función y aquí te diremos cuál.

Perros y lobos

Los perros aúllan con menor frecuencia que los lobos. Los lobos utilizan el aullido para comunicarse con otros lobos que están lejos algunas veces para localizarlos o llamarlos, antes y después de salir de casa, cuando están tristes, o cuando ha nacido una camada nueva

El timbre agudo y prolongado del aullido del lobo se propaga y termina alcanzando una distancia mayor que el ladrido, pudiendo llegar a muchísimos kilómetros. El lobo responde aullando o varios lo hacen al mismo tiempo.

Lobo aullando

El lobo es un animal social que vive en pequeños grupos familiares que ocupan un mismo territorio, siendo capaz de reconocer el aullido de los demás miembros del bando. Pero si oyera un aullido distinto, sabrá que está en presencia de posibles enemigos y se preparará para defenderse de cualquier ataque.

Cabe destacar, que los lobos y los perros silvestres y domésticos no son los únicos animales que aúllan, ya que también lo hacen las hienas, los chacales y los coyotes.

En el caso de los perros, el aullido sirve para llamar la atención. ¿Por qué aúllan los perros? Si hubiera una hembra en celo por el vecindario, esos aullidos serán una forma de llamar su atención. La esterilización y castración es muy importante para que los perros y las perras no se frustren por sus propios instintos básicos, además de los beneficios que esto tiene para la salud.

Aullar es un comportamiento canino que puede considerarse normal, pero no debe ser frecuente. Si este fuera el caso, probablemente estemos ante el trastorno de ansiedad por separación (TAS). Los perros que pasan mucho tiempo solos en casa pueden sufrir de este síndrome. Si el perro fuera a quedarse mucho tiempo solo en casa o si no tuvieras el tiempo suficiente para darle atención, una buena opción es la de contratar el servicio de cuidado de mascotas. Esto también puede ocurrir con perros recién adoptados que no sean cachorros.

Dolor o mala alimentación

Aunque no sea muy común, algunos perros aúllan cuando tienen dolores o están mal alimentados. Esta es una manera de alertar a sus dueños por su malestar. Si el perro no ha tenido nunca ese tipo de comportamiento y no hubo ninguna alteración en su rutina, llévalo al veterinario para que lo revise. De esta manera despejarás cualquier tipo de dolor que pueda tener.

Aullando en respuesta a sonidos

Si escuchas a otro perro aullar o a una sirena, probablemente el perro responda a ese sonido aullando. El piano, el despertador y los pitidos electrónicos también pueden molestarlo o entristecerlo. Sin embargo, apenas se detenga ese sonido él también lo hará. No te olvides que los perros poseen un oído mucho más agudo que el de nosotros, lo que significa que pueden detectar sonidos que nosotros no podemos.

Cachorros aullando

Estos aullidos, por lo general, no son excesivos, a menos que, los factores desencadenantes ocurran con frecuencia. Si lo hace puedes aplicar las técnicas de desensibilización y contracondicionamiento para enseñarle a tu mascota tareas nuevas que le ayuden a enfrentar ese tipo de circunstancias que le dan temor o lo hacen que tenga una conducta indeseable.

Emoción y éxito

Cuando un perro se siente emocionado porque ha logrado algo lo demostrará para que lo elogien. Pero, si no logra convencer a sus dueños, entonces empezará a aullar y hacer alaridos para llamar su atención, porque este es su modo natural de comunicarse vocalmente.

¿Has observado que los perros de caza aúllan cuando tienen éxito en la caza o detectan algún objeto? Simplemente se emocionan y les encanta revelar su éxito “gritando” para llamar a sus dueños y así obtener reconocimiento.

Desensibilización y contracondicionamiento

El entrenamiento se debe llevar a cabo solo por el adulto que tenga mayor autoridad sobre la mascota. Para comenzar con el entrenamiento, presenta al perro ante la situación que le provoca dicha reacción (aullido) y, en simultáneo, presenta un estímulo positivo, como puede ser comida o juguetes.

El resultado es que la mascota construye una asociación nueva en la que el disparador que antes era negativo, ahora se transforma en predecesor de algo positivo. Para llevar a cabo el proceso de desensibilización y contracondicionamiento es importante considerar tres claves que casualmente comienzan con la letra D.

La primera “D” es la distracción, pues en este proceso, lo más importante distraer al perro. Para ello, habrá que contar con la presencia del “problema”, pero conservando la distancia para que el estímulo positivo sea más interesante. Como bien habrás leído, he dicho distancia y esta es la segunda “D”.

Para seguir avanzando, hay que mantener la distancia. Ahora bien, la tercera “D” es la duración de las sesiones que debe ir incrementándose a medida que se progresa. De no haber progreso, es porque algo ha fallado y, probablemente, se deba a la distancia en la que trabajamos. Estas tres “D” se englobarían en una cuarta “D”: desensibilización. A medida que el perro va asociando estímulos positivos a los objetos o situaciones ante las que antes reaccionaba aullando, también se genera una desensibilización.

Para felicitar al perro por sus logros, establece recompensas (juegos, golosinas o elogios) para las sesiones de entrenamiento, y no uses las mismas en ningún otro momento. Realiza una sesión cada día, de 10 minutos cada una. Recompénsalo por permanecer calmado y obediente durante la sesión.

A medida que el entrenamiento vaya teniendo éxito, incrementa la intensidad del estímulo hasta que pueda utilizarse a toda intensidad sin ocasionar esa reacción indeseada. Si la mascota llegara a manifestar miedo, ansiedad o cualquier otro comportamiento, es porque el estímulo es muy intenso. En este caso, no habrá que regañarlo ni darle recompensa, sino más bien reducir la intensidad del disparador hasta que la mascota se calme.

Existen muchos elementos que pueden dificultar el progreso, por lo que deberás evitarlos como, por ejemplo, situaciones que ocasionen la respuesta no deseable, a menos que se trate del entrenamiento.

Ten en cuenta que la mascota aprende mejor cuando está calmada. Si quieres que tu perro logre su objetivo, finaliza cada sesión con una respuesta positiva.

¿Cuáles son las razas que más aúllan?

Algunas razas de perros no ladran, sino que aúllan. Son los llamados primitivos, como las razas nórdicas: Husky Siberiano, Samoyedo y Malamute de Alaska. Estos pueden hacer muchísimos ruidos, pero entre ellos no se encuentran los ladridos.

Razas de perro que mas aullan

¿Por qué aúllan por la noche?

En primer lugar, los perros no aúllan solo por la noche, pero generalmente, lo hacen durante la noche. Esto es porque durante el día se oyen ruidos de tráfico, música, voces, etcétera, por lo que durante el día tienden a descansar, dormir y permanecen mucho menos activos. Así que, durante la noche, se sienten más activos y son más territoriales y la única manera de comunicárselo a otros perros es aullando.

Raramente lo hacen durante el día, dado que su aullido se pierde entre muchos otros ruidos, pero en la noche su voz es aguda y claramente audible. Los perros son noctámbulos, así que lloran y aúllan de noche para atraer tu atención, aunque no sea lo más apropiado. Probablemente te levantes a callarlos, pero para ellos, el haber llamado tu atención ya está bien.

¿Es cierto que presienten la muerte?

Hay muchísimas razones por las que los perros aúllan y estas han sido comprobadas científicamente. No obstante, persiste la creencia de que los perros presienten la muerte y tienen un sexto sentido. Desde la antigüedad, miles de personas han reportado conexiones entre la conducta de su animal y ciertos sucesos como los temblores o el fallecimiento de las personas. Hasta el día de hoy, existe un gran debate en el mundo científico respecto a este tema, pues a pesar de los tantos testimonios e historias de personas a lo largo y ancho de todo el mundo, todavía queda mucho por investigar.

En la década del 70 y 90 se llevaron a cabo diversos estudios sobre la relación entre la conducta de los animales y los sismos y los resultados no fueron demasiado contundentes, por lo que las historias de quienes aseguran que sus perros se comportan de forma distinta ante un temblor son solamente anécdotas.

No obstante, algunos científicos y psicólogos especializados en el comportamiento perruno creen que podría tratarse de algo más que solo “anécdotas”, pues consideran que existen algunos factores que hacen que los perros puedan percibir la muerte o un cambio en las vibraciones de la tierra, ya que cuando alguien está enfermo, los familiares de la persona o del perro pueden estar tristes y la dinámica familiar cambia. Ellos perciben ese cambio y, por ello, aúllan.

Tipos de aullidos

  • Aullido repentino: indica susto, temor o dolor. Esto puede suceder cuando escapa de una pelea con algún perro o cuando sufre por alguna agresión humana.
  • Aullido que se corta en seco: indica emoción y lo que probablemente quiera comunicar es algo así como “vamos, vamos”, “apúrate, quiero comer”.
  • Aullido intenso: expresan la necesidad o el deseo de algo y tienden a hacerlo insistentemente, uno detrás de otro.
  • Aullido prolongado: es una forma de advertir su presencia y marcar su territorio.
  • Aullido corto con uno más largo al final: tristeza, soledad, trastorno de ansiedad por separación.

¿Cómo resolver esa situación de aullido permanente?

Como bien comentamos anteriormente los perros además de ladrar, también aúllan, pero si esta situación se tornara permanente, habrá que inhibir este comportamiento de alguna manera. Pero antes, será necesario identificar la causa del aullido.

Causa del aullido del perro

Si fuera una situación en la que el perro estuviera aullando por cuenta de una perra en celo, no habrá nada que hacer, solamente esperar a que el periodo de celo acabe o bien dejarlo en un sitio más cerrado, dado que el olor de la hembra en celo se esparce a través del viento.

Si los vecinos se quejan porque el perro aúlla durante el día cuando tú no estás, lo más probable es que se trate de un trastorno de ansiedad por separación (TAS). Algunas alternativas para ayudar al perro para que no sufra en tu ausencia son las siguientes:

  • El perro necesita actividad física. Camina con tu mascota. Así no solo estarás cuidando su salud física, sino también haciéndole compañía todos los días.
  • Dedícale tiempo. Si tu rutina no te permite dedicarle este tiempo a diario, una buena alternativa es contratar el servicio de cuidado de mascotas o un paseador que pueda llevarlo pasear y pasar tiempo con él. Otra buena alternativa es comprar o adoptar un nuevo compañero canino para que se divierta con tu perro.
  • Mantenlo entretenido. Para que el animal no sienta tanto tu ausencia, habrá que mantenerlo ocupado. Cómprale juguetes que sean aptos para él y que lo diviertan y entretengan. Esta es una excelente opción para que gaste toda la energía acumulada.
  • Verifica si se ha alimentado e hidratado normalmente.
  • Observa si tiene alguna herida y si al tocarle alguna parte del cuerpo aúlla de dolor. En caso de tener dudas, llévalo al veterinario para que lo chequee.

Como verás, los perros se comunican con nosotros mediante diversos modos: jadeo, ladridos y aullidos. Cada uno se encuentra determinado para comunicarnos alguna cosa y, según su estado de ánimo, usa uno u otro. Si nada de esto logra disminuir el aullido excesivo de tu perro tendrás que pedirle ayuda a un especialista en comportamiento canino.

COMPARTE ESTE POST